La mujer del tiempo

tengo la impresión

de que el domingo se ha estirado

como un chicle,

hasta hoy.

el bochorno nos muerde

y nos araña la yugular.

lunes anestesiado,

deja de odiarme tanto

y llévate tu calor 

y tus falsos estratos.