te devuelvo lo que un día me diste.

guardaba las palabras 

en el tarro del azúcar.

por eso al sacarlas

estaban edulcoradas.

empalagosas.

 

hacía botes de frases en almíbar

para regalar a sus amores.

y ellos le devolvían

el frasco vacío,

sin limpiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s