dulces sueños

Ese día el calor era pegajoso.
Era como andar con chicles pegados a los zapatos. 
O como caramelo fundido sobre tu cabeza.
Sentíamos la piel almibarada, y la lengua pastosa, 
como estar tres días aguantando la sed.
Vivir era empalagoso. 
Demasiado edulcorado para ser cierto. 
Pero la noche trajo una luna con forma de pomelo,
y con ella, su acritud.

.lachicaimperdible.
Anuncios

Un comentario en “dulces sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s